Mumbai tiene dos personalidades: una diurna y una nocturna.

Durante el día, la ciudad es luz, color, contaminación y suciedad.

La vida se desarrolla en las calles, donde vehículos, humanos y animales conviven.