Sobre el proyecto

Women at Work

Un proyecto sobre mujeres trabajadoras en India

Durante el año que viví en India conocí a muchas mujeres…

Con ellas conversé acerca de sus vidas, sus familias, sus sueños y aspiraciones… Y pronto me di cuenta de que un tema común aparecía una y otra vez en mis conversaciones. El papel central que el trabajo representa para ellas. Ya sea en las zonas rurales de India, donde muchas mujeres se ven forzadas a trabajar para mantener a sus familias. O en los casos en los que las familias no permiten a las mujeres trabajar fuera de casa. Para la mayoría de ellas, tanto en las ciudades como en los pueblos, las tareas domésticas ocupan gran parte de su día a día, aunque ni siquiera lo consideran como trabajo. En cuanto a las más jóvenes, muchas ven la oportunidad de trabajar como una herramienta para reivindicar su lugar en la sociedad.

Durante meses he entrevistado a trabajadoras, expertas y analistas especializadas en género y desarrollo económico, para comprender los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres en India a la hora de encontrar empleo remunerado. He visitado ciudades y pueblos por todo el país, para comprender cómo afrontan esos obstáculos, qué entienden por empoderamiento femenino, y qué ha significado el trabajo en sus vidas.

He presenciado cómo muchas de estas mujeres están tomando conciencia de su situación, reclamando el control sobre sus vidas y sus decisiones, y desafiando unas normas sociales injustas y discriminatorias.

Este proyecto recopila sus testimonios y experiencias en una serie de artículos, fotografías y un documental, que pretenden analizar y debatir el papel actual de la mujer en la sociedad india.

Sigue leyendo:

Empleo no especializado y salarios bajos

La mayoría de las mujeres indias trabajan en los sectores de agricultura y construcción, donde ocupan los puestos menos cualificados y peor remunerados.

Trabajo tradicionalmente femenino

Existen aún fuertes prejuicios relativos al tipo de trabajo que las mujeres pueden realizar en India.

Para facilitar el acceso de las trabajadoras a empleo mejor remunerado y estable es necesario permitir su incorporación a sectores "no convencionales".

Violencia e inseguridad

Garantizar la igualdad de derechos y la seguridad de las mujeres en el trabajo es una condición indispensable para aumentar las cifras de participación femenina en el empleo.

India es considerado como el país más inseguro para las mujeres de todos los del G-20, y ocupa el puesto 130 en el índice de desigualdad de género, por debajo de Pakistán, Bangladesh o Indonesia.

Más niñas en los colegios

A pesar del esfuerzo por mejorar el acceso de las niñas a la educación primaria y secundaria, este aumento no se está traduciendo en mayores oportunidades de empleo. 

Además, muchas se ven forzadas a abandonar los estudios para colaborar en casa, o para casarse.

Economía Informal

Alrededor del 80% de los trabajadores y trabajadoras indios pertenecen al llamado "empleo informal". Esto incluye a todos aquellos que trabajan en la economía sumergida: no tienen contrato, acceso a la seguridad social o derechos laborales.

También, como es el caso de muchas mujeres, todos aquellos que contribuyen a negocios familiares sin que exista una relación contractual.

Normas sociales discriminatorias

Las rígidas normas patriarcales en India condicionan la vida de muchas mujeres a la hora de incorporarse al mercado laboral.
Es el caso de Gulafroz, a la izquierda de la imagen. Durante diez años, su marido le prohibió trabajar, generando una total dependencia económica hacia él. Se veía forzada a pedir dinero a sus padres a escondidas, incluso para adquirir productos básicos como compresas o ropa. La situación se prolongó hasta que decidió separarse, y empezó a trabajar como administrativa en la clínica dental de la doctora Tina Chhatpar, en Mumbai, cuya plantilla está formada sólo por mujeres.

Reparto desigual del trabajo no remunerado

La falta de infraestructuras y servicios también afecta directamente al trabajo asumido por las mujeres: en Rajastán, las mujeres caminan a diario durante horas para recoger agua. Esta y otras actividades esenciales para las familias y comunidades son asumidas en su mayoría por ellas, lo cual limita su capacidad para realizar trabajo remunerado.

Trabajo invisible

Según un informe de la OMT, "a pesar de que la mayoría de las mujeres en India trabaja y contribuye a la economía de alguna forma, gran parte de este trabajo no está recogido en las estadísticas oficiales, por lo tanto una gran parte de la participación de las mujeres en el trabajo no está documentada".

Empoderamiento de la mujer y crecimiento económico

A nivel global, las mujeres realizan la gran mayoría del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado: cocinar, limpiar, cuidar a niños y mayores... son tareas indispensables para la supervivencia de las familias.

La consultora McKinsey estima en 300 mil millones de dólares anuales la contribución que este tipo de trabajo supondría a la economía india, si se compensara económicamente.